sábado, 18 de septiembre de 2010

A veces...

... crees que vas bien hasta que te das cuenta de que sólo eres un despojo pseudohumano.

8 comentarios:

raúl dijo...

luego siempre se acaba recobrando la humanidad, hombre, aunque puedas llegar a dudarlo muy seriamente. después de un mal atajo, tarde o temprano, se encuentra de nuevo la carretera.

Sr. Chinaski dijo...

Qué te ha pasado... ¿una depresión post alcohólica?

Sr. Chinaski

Elena dijo...

jajajajaja, sólo a veces????
vamos mójate, dos veces al mes, tres semanales, dos diarias....

Cristina dijo...

Hola

Me llamo Cristina soy administradora de un directorio web/blog. Tengo que decir que me ha gustado su página y le felicito por hacer un buen trabajo. Por ello, me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes entren también en su web.

Si estás de acuerdo. Házmelo saber a cristina.cister@hotmail.com

Suerte con tu web! :)
Cristina

la chunga dijo...

Cristina, no tiene ni idea de donde se ha metido...

Lobo de Bar dijo...

Raúl, efectivamente, se vuelve a la humanidad, aunque a veces sea necesario recibir ayuda del ibuprofeno, la vitamina B12 y otras sustancias :p

Sr. Chinaski, así fue, ya sabes que ciertos excesos se pagan de esa forma.

Elena, pues entre 5 y 10 veces al mes estimo, aunque el grado de despojo es variable. Este fin de semana creo que tenía un 95% de pseudo y sólo un 5% de humano.

Cristina, me alegro de que te guste, ya te escribiré para que me dés más información sobre tu web/blog.

Chunga, si en el fondo nos tienes aprecio...

Zé Tubarâo dijo...

Lobo no te lo vas a creer. Apostamos que la resaca duraría hasta el miércoles. No sólo nos equivocamos porque ayer estaba como una rosa, sino que hoy he comenzado a bajar al gimnasio para la operación "Cerco a la futura madre de mis hijos". Los goliardos seguimos en plena expansión. Al final nos publicarán en la web de Don Federico Jiménez Losantos. Me voy a currar. Agggggggggg!!!!!

Lobo de Bar dijo...

Yo tampoco estaba tan jodido como temía, aún me eché unas jarras en el Bar con Carlos Baute...

Quizá estemos desarrollando un gen goliardesco contra la resaca, aunque, ¿qué sería de nuestra vida sin resacas?