lunes, 11 de octubre de 2010

La música llega

El arte llena rincones del alma que ni siquiera conoces. A veces, la música conecta con tus entrañas de una forma inexplicable y te arranca lágrimas.

Hoy, tras un concierto homenaje a los Beatles en la sala Z he terminado casi sin querer en el Teatro de las Ánimas y allí, unos cuantos colegas han comenzado a tocar, el pintoresco dueño la batería, un guiri alto el bajo, un hippie la guitarra, un tipo gordo el piano, uno con cara de listo el violín, y otro el acordeón. En algún momento han conseguido atraparme, y me he sentido inmerso en sus acordes. Bebiendo whisky, en un naufragio de humo, sólo estaban ellos. Y yo, todo lo demás eran sentimientos, recuerdos, y esa sensación que te dice que la vida es tan hermosa como tú quieras sentirla.

13 comentarios:

raúl dijo...

ah! esos sí son momentos especiales, y no los que muestran los anuncios de compresas.

Prometeo dijo...

Nada como la música para sentir.

Elena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Elena dijo...

ayyyyyyyyyyyyyy maaaño, se me..digo, meseanpuesto los pelos como escarpias.........el barbudo tiene sentimientos

:PPPPPPPP

Vinicius Mond dijo...

Te estás convirtiendo en un borracho sentimentaloide.

Lobo de Bar dijo...

Raúl, los anuncios de compresas son más bien mi visión de cómo es el infierno.

Por lo demás, qué coño, a veces se pone uno tontorrón y ebrio y pone post como éste, que te jodan Vinicius, no ocultaré que tengo alma.

Anónimo dijo...

Qué lástima...

Lobo de Bar dijo...

Anónimo, ¿a qué te refieres? ¿prefieres que no tenga alma? Satán al poder.

La Chunga dijo...

siempre me he preguntado porqué empleamos esa expresión "qué lástima..." cuando lo que realmente quieres decir "me repugnais...", a veces tambien es "lo siento pero soy una mente que no ve mas allá de mi nariz, por muy prominente que la tenga..."

Anónimo dijo...

De parte de los colegas que participamos esa noche en el Teatro, nos ha encantado el comentario, de hecho lo vamos a poner en la pared, nuestra primera crítica.
El único que está mosqueado es el pianista...

Saludos

Lobo de Bar dijo...

Vaya, no había visto el comentario hasta ahora, me alegro de que os gustara.

Y un abrazo al pianista, jaja.

Violín con cara de listo dijo...

Confirmo y me reafirmo en lo dicho por Anónimo. Al pianista que le jodan, que toca mucho los bemoles y también los sostenidos y eso significa menos cuerdas al aire. Copón.
Un saludo, Lobo. Vuelve a visitarnos y descúbrete.

Lobo de Bar dijo...

Jajaja, el próximo día que vaya y os vea me descubro.