jueves, 18 de noviembre de 2010

Influencias cinematograficas

Dr. Strangelove: Aunque hoy en día el mundo de la cultura esté lleno de pretenciosos que se ven capaces de crear algo completamente nuevo sin conocer la obra de los que llegaron antes que ellos, hay artistas que estudian e incluso veneran a sus precursores.

En mi poco humilde opinión, las mejores obras son aquellas que rompen con la tradición (algo realmente difícil) y aquellas que alcanzan la excelencia dentro de la misma.

Pero eso me desvía del tema. Quería hablar de Tarantino, un director de extraordinario talento que no oculta las influencias que utiliza para desarrollar sus películas, muchas veces cargadas de homenajes.

Antes de Kill Bill, hubo muchas películas que hablaban sobre la venganza, muchas películas de serie B, muchas de samurais, etcétera. Pero hablaré de dos antecedentes concretos. El primero es “La novia vestía de negro”, de Truffaut, donde una viuda cuyo marido fue asesinado el día de su boda, se dedica a vengarse de todos los implicados en tan oscuro asunto. La trama se desarrolla de forma episódica con desigual interés pero notable resolución. Es de 1967.

Más obvia es la influencia de "Lady Snowblood", película japonesa de 1973, donde una mujer que se ha dedicado desde su nacimiento a preparar la venganza de sus padres, emprende por fin tan tenebrosa tarea. En este caso el objetivo son cuatro, aunque uno de ellos ya fue asesinado por la propia madre de la protagonista. La película, como la anterior, quizá no haya envejecido bien, e incluso hay pasajes que pueden recordar demasiado al género B, con un tono que puede parecer de opereta, pero no se pueden negar los hallazgos del guión y visualmente hay momentos sublimes, tanto unos como otros homenajeados por Tarantino en Kill Bill.

Y aún hay otra película que trata sobre una sangrienta venganza femenina, es una sueca de 1974 que no he visto y ni siquiera recuerdo el nombre.

Para terminar, ya que estamos hablando de referencias y homenajes, comentaré el que hace Jim Jarmusch en su notable Ghost Dog (1999) de cierta escena de Branded to Hill (1965). Esta es una película de cine negro japonesa completamente marciana, que se debate entre lo excelso y lo chabacano con un tono completamente experimental. Se elimina el tiempo del relato y se suceden escenas paranoides que puedes aborrecer o amar, pero que probablemente quedarán en tu memoria.

4 comentarios:

P. Lavilha dijo...

Respecto a Tarantino no hay que olvidarse de la ultraviolenta "Battle Royale" (Kinji Fukasaku, 2000) en la que hay una escena de una chica con chándal amarillo (la misma actriz que interpretaría a la sanguinaria sicaria Go Go Yubari en Kill Bill vol.1) que sube unas escaleras, ese plano está prácticamente copiado en Kill Bill vol.2.

raúl dijo...

la autogénesis creativa se da muy pocas veces en la historia, todo tiene un antecedente, siempre alguien puso ya las primeras piedras antes de levantar un edificio. buena lección.

Sr. Chinaski dijo...

Interesantes aportaciones, como siempre, doctor.

Sr. Chinaski

Dr. Strangelove dijo...

De la película sueca sólo recuerdo que la protagonizaba una tipa que había sido actriz erótica.

No me acordaba de esa escena de Battle Royale... la jodida memoria...