miércoles, 9 de febrero de 2011

Los Soprano

Dr. Strangelove: Siento que llego un poco tarde para hablar de esta serie. Al hablar de películas, parece que no hay problema en comentar un clásico o incluso un film que tenga unos cuantos años sin llegar a serlo, pero las series todavía tienen una imagen de inmediatez que supongo que acabarán perdiendo.

También llego tarde por todo lo que se ha hablado ya de Los Soprano. Puede que sea la serie de mayor relevancia en la historia de la televisión. Es la que ha mostrado al mundo que la caja tonta no sólo es para zoquetes y que se puede hacer dinero con productos de calidad.

La calidad está, sobre todo, en los guiones. Son profundos, realistas, tienen múltiples lecturas. Pero también hay calidad técnica, en la banda sonora y la fotografía, y no faltan montajes realmente brillantes.

Por desgracia, vi antes The Wire, de la que ya hablamos, que Los Soprano y perdí capacidad de sorpresa, porque The Wire potencia las innovaciones de Los Soprano hasta llevarlas a la perfección, es la serie redonda. Porque si se le puede achacar algo a Los Soprano es que todavía adolece de pequeños defectos televisivos, como algún giro de guión algo forzado o una extensión no del todo apurada.

Lo más impresionante de Los Soprano, más allá del tono desmitificador y realista con el que aborda el tema de la mafia, es la construcción de personajes. Tony Soprano es uno de los mejores que se han creado para medio alguno. Un tipo inteligente, narcisista y cruel, bastante hortera, con importantes desequilibrios emocionales y afectivos, extrañamente sensible e incomprensiblemente entrañable.

Y le rodean secundarios tan interesantes como su sobrino Chris Moltisanti, politoxicómano inseguro; el pirado de su tío Junior; el sensato consigliere Silvio Dante; los carismáticos capitanes Paulie Gualtieri y Pussy Bonpensiero; el elegante Johnny Sack; su primo Tony Blundetto y Ralphy, que mejoran sensiblemente las temporadas en las que aparecen... Y no menos sugestivos son los papeles de las mujeres en el mundo machista de Los Soprano: la avinagrada madre de Tony; Carmela, su mujer, que se debate entre la moral y el materialismo; su hermana hippy y manipuladora Janice; su independiente hija Meadow; la espabilada psicóloga Melphy, las amantes de Tony, tan parecidas entre sí; la guapísima Adrianna Lacerva; las mujeres de los mafiosos; las strippers del Bada Bing...

Unos personajes atractivos en un mundo complejo y hortera, un mundo cargado de violencia y de cinismo donde se suceden situaciones que pueden invitar a la reflexión ética y social, pero que también se pueden apreciar como mero divertimento.

Si tienen la suerte de no haber visto todavía Los Soprano, háganlo.

4 comentarios:

raúl dijo...

amén! yo me la chasqué en corto espacio de tiempo, enganchadísimo a esa gran familia de mafiosos. les pillas un cariño especial, una cotidianidad que parece que sean tus vecinos de al lado. el final fue muy polémico, pero ¿cómo coño cierras una serie tan enorme?

oria dijo...

Cada vez conozco más gente que se está viendo esta serie ahora. No tengo ni idea de cómo ni cuándo se emitió en España pero con la facilidad de ahora de conseguir los capítulos (piratas y originales) tampoco me extraña.

Lobo de Bar dijo...

Pues sí. En el Fnac tienen las 6 temporadas, es decir, los 86 capítulos, casi ná, por unos 90€.

A mí también me enganchó bastante, sobre todo a partir de la temporada 4, hubo domingos enfermizos de resaca en los que me podía tragar 5 ó 6 capítulos.

Sr. Chinaski dijo...

Llego un poco tarde pero... que grande es Silvio!!

Eso sí, tengo que confesar que no la he visto entera todavía. A diferencia del resto de series modernas, no hacen cliffhangers para tenerte en tensión. Ésto no es un defecto, pero engancha mucho menos.

Sr. Chinaski