sábado, 23 de noviembre de 2013

Crítica de bar: Jane Birkin

Es de agradecer que en un universo de bares con nombres cutres o poco imaginativos alguien decida dedicar el suyo a una belleza de antaño como la Birkin. El antro lleva años abierto con la suficiente personalidad como para que no recuerde su anterior denominación.

Tiene dos plantas de las cuales sólo abre la de arriba cuando no hay gran afluencia, es decir, entre semana y las primeras horas del viernes y el sábado. Decoración con predominio de lo oscuro y toques sutiles en marcos elegantes hasta en el baño. La barra de arriba tiene un atractivo aspecto por su curvatura y el espacio diáfano donde aparecen los licores que ansiamos los dipsómanos y otros amantes de la noche más o menos casuales. Hay sofás donde reposar, no sé si son cómodos porque jamás los he utilizado. Abajo la decoración es más básica, sólo una foto sugerente de Jane Birkin rompe la monotonía.

En cuanto a música es un bar muy irregular. Generalmente se pinchan temas bailables que distan del poperismo y el reggaeton del casco circundante, pero hay gran amplitud de registros. Personalmente tuve vetado el bar durante un largo periodo, después de que una noche pincharan en la parte de abajo dos tipos que iban de raperos "chungos" con la gorra de lado y camiseta de tirantes demostrando una habilidad psicomotriz escasa y, sobre todo, que cometieron la infamia de poner dos canciones de OBK entre mucha otra mierda que desde luego nada tenía que ver con los Public Enemy.

El garito recuperó el favor de este exigente crítico cuando en una noche de gran jarana con atavíos estrambóticos variados se colocó al mando un señor regordete con barba descuidada, camisa de cuadros y postura vencida, como de estar viendo en el ordenador un capítulo de Hospital Central, y se dedicó a pinchar temazos bailables de los últimos 20 años siempre bien insertos en la sesión y sin abusar del remember.

En cuanto al ambiente, diremos que la media de edad rondará los 30 años, que no falta la gente guapa y que el garito tira a lo pijo sin abusar. Las copas no son baratas y no hay batallines, punto negativo. Con frecuencia se atisban féminas atractivas con diferentes grados de ebriedad, creo que también hay maromos majetes pero es ese un campo en el que no quiero adentrarme.

Visítenlo, si no son unos imberbes de gusto reprobable que frecuentan chupiterías y bares inexpresivos como un Ikea disfrutarán del bar. Sobre todo si no son de la tendencia goliardesca a dejar el codo en la barra y les gusta marcarse algún baile en mayor o menor medida absurdo.

Es difícil calificar un bar de música irregular, pero lo dejaremos en 4 BOBs

7 comentarios:

P. Lavilha dijo...

Justamente esta mañana me pasé por aquí para ver si había algo nuevo, no me creía que llevase tanto tiempo sin leer a los goliardos... ver esto ha sido como un túnel del tiempo o algo así (espero que largo).

Sergio DS dijo...

De la ausencia de los goliardos lo que más preocupaba es que no siguieran esa sana costumbre que es ir de bares, con o sin intención de calificarlos. Afortunadamente todo está dentro de lo normal.

Alzo mi copa.
Salud.

Sr. Chinaski dijo...

Alabado sea Bukowski por cuidar vuestro hígado y manteneros vivos.

Sr. Chinaski

Lobo de Bar dijo...

P. Lavilha, a ver cuándo saco un rato para dedicar al tuyo la atención que merece.

Sergio DS, de bares no hemos dejado de ir, otra cosa es que nos acordemos. Salud.

Sr. Chinaski, alabado sea.

P. Lavilha dijo...

(NO ES SPAM) http://blog.amargordediciones.es/2013/10/07/concurso-de-relatos-la-vida-es-un-bar/

Lobo de Bar dijo...

Joer, me pilló tu aviso de vacaciones y ya ha terminado el plazo. Gracias de todas formas.

P. Lavilha dijo...

Vaya, bueno, para la próxima quizá haya más suerte.