lunes, 9 de mayo de 2011

Cine surcoreano

Dr. Strangelove: Hace unos años, decir que veías cine surcoreano sonaba pretencioso y snob. Quiero pensar que hoy es éste un estereotipo superado, pues la cinematografía de este país ha ofrecido continuamente obras de calidad, consolidándose a la altura de cualquier país europeo, siendo en muchas ocasiones obras mucho más libres, menos anquilosadas por la tradición.

Otra cosa es que las distribuidoras sigan sin jugársela mucho trayendo películas de Oriente, pero ya sabemos que entre compromisos comerciales y miedo al público lobotomizado por Hollywood siguen apostando a sota, caballo y rey. Si ya es difícil que lleguen muchas películas francesas o italianas, parece una utopía que traigan las surcoreanas.

Los embajadores del cine de este país han sido Ki-duk Kim y Chan-wook Park, el primero con una cinematografía muy personal y en muchas ocasiones brillante. El segundo gracias a la trilogía sobre la venganza en la que se encuentra “Old boy”, para mí una de las mejores películas de la década pasada.

Pero estos dos autores merecerían un post aparte, hoy voy a comentar algunas obras sueltas que han pasado por mis manos recientemente.

Para algunos, el cine oriental es sinónimo de películas lentas. No siembre es así (la citada “Old boy” ofrece un buen ejemplo), pero hay que admitir que tienen una sensibilidad distinta. En esta línea se encuentra “Sang woo y su abuela”, una película de desarrollo pausado y escasos diálogos que nos habla de las diferencias generacionales y la familia y, en cierto modo, ofrece un canto a la vida en el campo frente al desapego telúrico de la ciudad.



También se exploran los sentimientos, aunque de forma muy distinta en “A moment to remember”, un dramón romántico que busca quizá con demasiado ahínco conmover al espectador y que lo consigue sin caer en lo grosero sólo gracias a la buena química de los protagonistas y a un guión cuidado. Recomiendo a quien quiera llorar como una magdalena que no se lea el argumento antes de verla.



En un tono más jocoso tenemos “My sassy girl”, que parte como comedia para terminar con un tono más serio y profundo. Hay que decir que la parte cómica puede resultar un tanto exasperante y que a alguno le entrarán ganas de dar una paliza a los protagonistas, pero merece la pena no darse por vencido, en el último tramo gana muchos enteros y trascendencia.



Joint security area” es una película bastante particular, como lo es la frontera que separa las dos coreas donde se desarrolla la acción. Al principio parece que vamos a ver un thriller, pero pronto nos damos cuenta de que la trama inicial es secundaria, y de lo que se habla es de las personas, que pueden estar muy por encima de lo que las circunstancias sociales y políticas les imponen.



Los thrillers surcoreanos hace años que gozan de cierto prestigio gracias a las películas de Chan-wook Park o a “Memories of murder”. En “The chaser” se puede admirar la madurez del país en el género. Es una película que sienta cátedra tanto por su sólido y congruente guión como por su nivel técnico, aunque hay que advertir que es extremadamente violenta. Nada que envidiar a las mejores de Hollywood.



A bettersweet life” es una peli de cine negro cuyo guión, bastante sencillote, queda por debajo de una puesta en escena muy atractiva. Es una película de acción, algo macarrilla, en la que destacan su estética y su aire decadente, agridulce como anuncia el título.



Y quizá todavía más marciana que las anteriores es “Castaway on the moon”, una interesante oda a la vida. Un ejecutivo arruinado decide suicidarse saltando desde un puente y termina en una isla, a apenas unos centenares de metros de Seúl pero aislado, a lo Robinson Crusoe. Su existencia es ignorada por todos salvo por una chica que vive recluida en su cuarto y que está tan pirada como él.



Es posible que ninguna de las películas citadas sea una obra maestra absoluta, pero todas son notables, aportan ideas y calidad técnica, más de lo que se puede decir de la mayor parte de las cinematografías del mundo en los últimos años.

12 comentarios:

raúl dijo...

¿sang woo y su abuela? les voy a dar crédito a las pelis porque eres tú, eh? porque vaya tela! tendré en cuenta tu entrada como manual básico de iniciación al cine surcoreano, porque la verdad es que no tengo ni puta idea, confieso.

Sincopada dijo...

Tomo buena nota, soy de las que ha visto ya algunas y me han sorprendido (ya sabeis de mi especial devoción por "old Boy", pero "Hierro 3" me dejó flipada y otras tantas..). El autor del post parece algo disléxico, pero no se lo tendremos en cuenta...¿o soy yo a estas horas, que veo las letras mal?.

Kisses.

Sergio dijo...

Creo que las únicas producciones orientales que he visto son la saga de Heidi, Mazinger Z, las artes de Bruce Lee, y ya en términos más serios Tigre y Dragón o varias pelis de Ang Lee, por lo demás, no distingo un japo de un coreano de un tibetano, lo debo reconocer.
Del cine nacional sin embargo si soy un gran seguidor y defensor, y cada vez disfruto más con él, del que reconozco no tiene nada que envidiar a país alguno europeo, oriental o USAricano. Con la música nacional no soy tan mirado, sé que me tengo que enmendar.

Curiosa entrada, me ha despertado la curiosidad, veremos que me ofrece emule al respecto
(ups, ¿he dicho emule?)

Dr. Strangelove dijo...

Raúl, yo empezaría por las que comenta sincopada: Old boy y Hierro 3, y si te gustan puedes ver algo más de Park y Kim (si te va el rollo budista: Primavera, verano, otoño, invierno... y primavera). De las que hablo en este post, la más accesible a pesar de su violencia es The chaser.

Dr. Strangelove dijo...

Sincopada, me han llamado muchas cosas, pero creo que disléxico es la primera vez. Me lo haré mirar.

Sergio, en la filmografía oriental hay grandísimas películas, pero también depende de lo que busques en una película. Personalmente me encantan Kurosawa (el más occidental de los directores japoneses) y las películas de samuráis. Y del cine de las últimas décadas incluyo a Wong Kar Wai (chino) y a Kitano (japo) (con Park y Kim) entre los directores más interesantes. Y al Yimou (chino) de los 90 también.

Dr. Strangelove dijo...

Y, desgraciadamente, el emule es la única forma de conseguir la mayoría de las películas que comento en este post, algunas no las encuentras ni con subtítulos en español...

Másqueperras dijo...

uish, perdone usted pero quizás haya sido cosa mía, he visto los nombres escritos "raaaaros", y eso que no me he levantado con "conflictos químicos" como Raúl. Las de samurais...uhmmmmm...Seppuku se sale. (Por cierto, ando leyendo un libro de Mishima, menuda cabesssita loca la suya).

Kissessssss.

Dr. Strangelove dijo...

Si lo dices por lo de Ki-duk Kim, a mi también me suena mejor al revés, pero en realidad Kim es el apellido y si lo ponemos en el orden de nuestro idioma (que es lo habitual) nos queda eso...

Sincopada dijo...

Aish, pues va a ser eso...sorry. ¿Puedo retirar lo de disléxico?....gracias,sin acritud.

Kisses.

Anónimo dijo...

Queridisimo Lobo:
bien sabes tu,que el cine Koreano es lento,sobre todo los 15 primeros minutos,si los ve en slowmotion claro.. ;)

MR.WHITE

Sr. Chinaski dijo...

Voy a comentar que esto parece una conversación entre Raul, Dr. y Sincopada.

Yo por ahora sólo he visto Old Boy & Co, Hierro 3 y la de primavera... Y son brutales. A ver si me dedico un poco al cine coreano que lo tengo olvidado.

Sr. Chinaski

Lobo de Bar dijo...

Mr. White, esa era Taiwanesa, pero pa'l caso... jajaja.