viernes, 10 de junio de 2011

Niveles de borrachera

Puestos a hacer clasificaciones absurdas y para facilitar el grado de comprensión de los interlocutores goliardescos vamos a facilitar una gradación de los distintos niveles de ebriedad a los que puede llegar una persona. Otro asunto distinto es que dentro de estos niveles se pueden tener diferentes tipos de borrachera: la cansada, la alegre, la deprimente, la tocapelotas, la cabreada, etcétera, etcétera.

He aquí los niveles de borrachera, como siempre, de 0 a 7.

0 de alcohol en sangre. Suponemos que existe gente que haya conseguido estar en este nivel ínfimo, pero no nos fiamos de sus testimonios.

1 Sobrio. No te has tomado mas que un carajillo o una cerveza en todo el día.

2 Tocado, también conocido como ir un poco piripi. Es el nivel máximo que alcanza habitualmente la gente normal y temerosa de Dios, para los goliardos no suele ser más que un paso intermedio en una escalera peligrosa, generalmente un paso de muy breve duración.

3 Un poco toñas. Tu apariencia es prácticamente normal, pero si te colocas (en el sentido de “situarse” no de “drogarse”) en un lugar sin música y con abundante luz, te das cuenta de que tu cabeza da vueltas: vas cocido.

4 Guaza. Como su propia inicial indica, éste es el punto G del alcoholismo, el más gozoso y a la par más difícil de encontrar. Vas contento, estás mentalmente rápido, eres capaz de hablar con personas del sexo opuesto con cierta gracia, tienes como se dice comúnmente, el puntillo, y te sientes de puta madre.

5 Hundido. Has superado el punto G casi sin enterarte para naufragar en los efluvios alcohólicos. Si eres un amante de la derrota puedes pasar un gran rato sumergiéndote en los arcanos de tu conciencia. Todavía puedes interactuar con otra gente, pero sólo si es de confianza.

6 Como un olivo o como un atún. Llevas una borrachera apoteósica. Eres incapaz de pronunciar una palabra inteligible y de dar dos pasos con la misma trayectoria. Tu ángulo de visión se ha reducido a 20º y en una distancia de 20 centímetros. Al día siguiente habrás olvidado buena parte de tus actos, que probablemente habrán constituido para el mundo exterior todo un show. La actuación interpersonal será muy difícil, sólo te comprenderán quienes vayan como tú (si los hubiere).

7 Inconsciencia absoluta. Sabemos por fuentes fiables que existe este estado, pero no recordamos en qué consiste.


Me voy a un bodorrio, un lugar óptimo donde utilizar estos baremos.

12 comentarios:

Lobo de Bar dijo...

Pues en la boda oscilé entre los niveles 3 y 5. Ayer, a pesar del efecto Obélix, creo que conseguí llegar al nivel 6.

raúl dijo...

una castaña fresca, de bajón ligero, no arrasador, una guaza 4, es lo suyo. hace ya mucho tiempo que no paso de ese nivel, la verdad. lo más común hoy es la toñita común, valga la redundancia, ya no paso de ahí. cosas de la edad, supongo. interesante clasificación. ánimo con la resaca post-atunera!

Sergio dijo...

jajjaja,... muy rara vez he llegado al nivel 6, y la verdad es que estar como un olivo/atún es bastante desagradable. Por fortuna habitualmente alcanzo un 3-4, aunque no cruzar la raya solo lo reconoces después, pues al sobrepasarla ya eres consciente de que es demasiado tarde.
Es curiosa la capacidad de aguante en función del entrenamiento y también la edad. Cuando era profesional salía con la mano de clic de famobil a la que acoplaba vasos de tubo sin problema alguno, y sin embargo ahora tengo muy controlado el número; además, las resacas y otras consecuencias se prolongan durante días, y antes podías estar de nuevo en la casilla de salida como un campeón.
En fin,... mayor y desentrenado que está uno.
(con lo que fui :P)

Sr. Chinaski dijo...

Quiero añadir una reflexión genérica sobre este tema. La ley de Hemingway enuncia: "vayas como vayas sólo ves borracho a aquel que goce de un nivel de borrachera mayor al tuyo". Por lo tanto, veras sereno cual abstemio a todo aquél que lleve un nivel menor o igual al tuyo.

Sr. Chinaski

Lobo de Bar dijo...

Jaja, muy buena la ley de Hemingway, completamente verídica.

Curiosamente, las resacas no se miden con una gradación del 0 al 7 sino que funcionan con la escala Richter. Al fin y al cabo, las resacas son parecidas a los seismos, a veces hasta traen tsunamis detrás...

Ayer tuve una resaca del 6,2, hoy estoy sufriendo réplicas del 4 y el 5... (las ha habido mucho peores...).

Y también es cierto que con la edad son cada vez más graves...

Sincopada dijo...

Cierto, con la edad, un ciego de un simple 4 (aceptable y jocoso) se puede convertir en un puto infierno intestinal, de quijotera y otros daños colaterales.
EL refranero es sabio..."de los cuarenta p'arriba...".

Kisses.

Prometeo dijo...

Tengo problemas últimamente, me quedo atascado en el 2 y me resigno o, por el contrario, las ganas de seguir la progresión en la escala me llevan directamente al 5 ó 6, pasando por 3 y 4 de forma bastante testimonial, momentánea, vamos, que al final te despiertas en una azotea y está lloviendo.

Sr. Chinaski dijo...

Las memorables son aquellas que estás en un 1-2 y pasas directamente al 5-6.

Sr. Chinaski

Lobo de Bar dijo...

Memorables y, en el caso de los goliardos, bastante frecuentes, como también testimonia Prometeo.

El nivel 4 es tan difícil de alcanzar y, sobre todo, de mantener...

La Chunga dijo...

El 4, jamás he llegado más allá, mi condición me lo prohibe...

silversroadnottaken dijo...

jajjajjajjaja y donde metemos.. con la pea?? ciego...?? midiendo la calle...?? jajjajaja

Lobo de Bar dijo...

Jaja, no sé, según tu experiencia. Lo de "con la pea" no lo conocía, "ciego" me suena a nivel 4 ó 5 y "midiendo la calle" a nivel 6.

Bienvenida.