jueves, 11 de agosto de 2011

Lolita (x2)

Profesor Marmordo: La obra más conocida de Vladimir Nabokov es también una de las más famosas del siglo XX. A nadie le descubriré que es un libro trasgresor, aunque es una trasgresión intelectual y poco explícita.

Se nos ofrece el presunto diario de un presunto demente, Humbert Humbert, un gentleman europeo que se siente atraído por lo que llama nínfulas, muchachas prenúbiles de 9 a 13 años de unas determinadas características.

Es uno de esos libros de los que se suele decir que no pasan muchas cosas, pero es ese un examen superficial. Tras la aparente quietud y cotidianeidad se nos está hablando de temas trascendentes. De moral, por supuesto, pero también de amor, de incomprensión, de una sociedad podrida.

Y se nos presenta a uno de los personajes más interesantes de la literatura universal. Ese Humbert Humbert tan elegante e inteligente como patético, que vive (sufre y se deleita) obsesionado con un amor enfermizo, prohibido, unidireccional y caduco.

Dr. Strangelove: La adaptación al cine de Kubrick y el propio Nabokov es una muestra excelente de que las buenas conversiones no tienen por qué ser demasiado literales.

El libro era muy difícil de adaptar por la relevancia de su parte reflexiva. Se consigue no caer en el tedio o la sobreutilización de elementos narrativos no puramente fílmicos como la voz en off. Se delimita el número de escenas y se simplifican detalles prefiriendo intensidad sobre cantidad y se introducen algunos cambios relevantes como el prólogo, la mayor importancia del personaje de Quilty o la menor ninfulez de Lolita. El prólogo es una de las mejores escenas de la película, que hubiera sido bastante distinta (no digo que peor) de mantener el orden original. Sobre la elección de una Lolita de más edad pesó la censura, igual que en el tono “light”de la narración (el libro es poco explícito, la película probablemente lo es demasiado poco).

Es, en cualquier caso, una gran película, con un trabajo actoral de primer orden, que queda a medio paso de ser una obra maestra. Me pregunto cómo hubiera adaptado la obra Polanski, tan certero a la hora de presentar personajes truculentos, además de aficionado a las lolitas...

Hoy el término “lolita” ha pasado a las frívolas manos y bocas de la cultura popular.

5 comentarios:

Lobo de Bar dijo...

Seguro que muchos, al leer el título, habéis pensado que íbamos a hablar de alguna historia truculenta :p

Lobo de Bar dijo...

Bueno, lo de "muchos" es en proporción, no es ningún secreto que este blog no tiene la audiencia de telecinco...

Sincopada dijo...

El libro mucho mejor que la película, más explícito y truculento, pero ambas de 10. Nabokov puso en palabras lo que muchos/as tienen en mente...es que son tan tiernecicos...aish...

Kisses.

Sergio dijo...

Leído el libro pero pendiente de ver la película, al menos su versión clásica. Debo resolverlo en cuanto le pueda echar mano al emule con una velocidad decente.
(Ups, que he dicho)

p.d. si "ésto" no tiene la audiencia de telecinco, debería tenerla. Tiempo al tiempo...

Lobo de Bar dijo...

No sé, no sé, si tuviéramos audiencia igual nos tendríamos que volver políticamente correctos :p