jueves, 10 de septiembre de 2009

Trilogía sucia de La Habana

Profesor Marmordo: Hablamos hoy de un libro de relatos escrito por el cubano Pedro Juan Gutiérrez, quizá el máximo exponente en castellano del llamado “realismo sucio” que popularizó nuestro bien amado San Bukowski.

Los relatos, muchos de ellos relacionados entre sí, transcurren casi íntegramente en La Habana y tienen en su mayoría al propio autor como protagonista. Pedro Juan, después de haber abandonado el periodismo por las dificultades a las que se enfrentaba tiene que ejercer de factótum, muchas veces ilegal, para poder ganarse la vida.

Con esta excusa se hace un interesante fresco de una ciudad decadente, sucia y degenerada que termina siendo un personaje más de los muchos que recorren la obra. Se describen con un estilo ágil y audaz situaciones divertidas, grotescas y, en ocasiones, terribles, y personajes realmente curiosos, casi siempre depravados, a veces demasiado parecidos entre sí. La miseria y el régimen comunista permanecen a lo largo de toda la obra en un trasfondo situacional imprescindible para comprender el conjunto.

Personalmente me ha parecido una lectura placentera y en cierto modo novedosa y vívida, aunque también un tanto repetitiva en ocasiones. En cualquier caso, conviene advertir que se habla de sexo continua y explícitamente. En concreto, de relaciones y deseos que pueden resultar por completo intolerables para las mentes más conservadoras. Si no están dispuestos a leer acerca de folleteo sucio y de un buen repertorio de “pingas” y “bollos”, mejor manténganse alejados de esta obra.

21 comentarios:

la secretaria dijo...

Recuerden: no es mas limpio el que mas limpia, sino el que menos ensucia.

¿Sucios serán pues aquellos que más limpian?

Sr. Chinaski dijo...

Mmm, suculento libro, me lo tendré que leer. Pero aun me faltan un par o tres por leer de Bukowski.

Profesor Marmordo dijo...

Como han puesto Wi Fi en el burdel os puedo responder yo directamente.

Secretaria, lo que usted expone es una falacia lógica. ¿Usted limpia? ¿Es usted sucia?

Sr. Chinaski, aunque existen notables coincidencias entre Pedro Juan Gutiérrez y Bukowski, su lectura no es excluyente. El cubano tiene un atractivo toque caribeño, si bien yo prefiero la socarronería del Maestro de Andernach.

raúl dijo...

está claro que tengo que leer más, no tengo ni puta idea de qué significa "factótum"!! (me voy a la RAE)

Ana Bottle dijo...

No doy crédito. Este libro es para pervertidos. Y pensar que al principio este libro me era del todo interesante... porque a mí lo que me gusta es la decadencia, ¡claro!, me rebozo en ella y siento cómo crece mi opulencia expoliada a todos esos incautos, españolitos de a pie que no saben de qué color es un billete de 500 euros. Al grano, Ana. Cerdos, que sois unos cerdos degenerados.

Castor dijo...

Al Dios Castor le congratula la idea de este libro. A lo mejor me lo leo.

Dios Castor

Lobo de Bar dijo...

Raúl, en efecto, leyendo se aprende, yo no conocía el signifcado de "factótum" hasta que leí el libro homónimo de Bukowski.

Ana Bottle, venga, a quién quieres engañar. Seguro que eres una viciosilla, si te pones con los abdominales amojamados de tu marido seguro que las pingas de los negros que describen en el libro te vuelven loca.

Castor, pues ya sabes, a la librería y por 10€ tienes entretenimiento para rato.

Un paseante dijo...

Bueno. Y cuando nos vayamos haciendo mayores, a ver si pasamos de Bukowski y nos dedicamos a Miller, que tiene bastante más nivel.

Profesor Marmordo dijo...

Lamento discrepar Sr. Paseante. Considero que la mayor aportación de Miller fue su ruptura, más que la calidad intrínseca de sus novelas. Es probable que Bukowski no hubiera existido sin Miller, pero también es cierto que Bukowski va un paso más allá.

Pero bueno, igual que Miller ha conseguido pasar de outsider a vaca sagrada, con Bukowski puede ocurrir lo mismo y quizá dentro de unos años no esté mal visto que le leamos aunque seamos mayores.

Zé Tubarâo dijo...

Señor Paseante. No se cuanto tiempo hace que se dedica a deambular por aqui(puesto que he visto algún comentario suyo pero ni siquiera le he prestado atención), pero he de remitirle a la primera entrada real (tras la autojustificación del autor) de nuestra conjura. Los goliardos honramos a San Bukowski y nos la suda Miller. Lo del nivel... que argumento tan relativo, ¿no te parece? Sobre colores no hay nada escrito, excepto que Bukowski imbuye nuestro espíritu. Supongo que si paseas un poco más encontrarás un blog de acérrimos de Miller. Mientras tanto: ¡Viva San Bukowski! ¡Gora San Bukowski!

Elena dijo...

pues a mi me gusta leer cuentos para niños

Un paseante dijo...

Bueno, pues nada: seguid un paso más allá. Ya volveréis. Porque supongo que, aparte del malditismo, el aspecto literario también cuenta... ¿o no?

Zé Tubarâo dijo...

Me aburrooo...

Profesor Marmordo dijo...

Si con eso que calificas vagamente de "aspecto literario" te refieres al estilo formal, a la profundidad de pensamiento y argumentación, a la capacidad de desarrollar los personajes, el punto de vista y de establecer una estructura en la obra, siempre atendiendo a criterios tanto de excelencia como de innovación, por supuesto que cuenta. De hecho, siguiendo estos parámetros nos hemos formado una opinión sobre Miller y otra sobre Bukowski.

Pero por lo visto, usted es tan vanidoso que considera más válida la suya (ya sea suya realmente o leída en alguna revista literaria de medio pelo). Y su prepotencia llega a tal extremo que se cree con el derecho de venir aquí a adoctrinarnos.

Admitimos las opiniones divergentes, el debate suele ser enriquecedor, pero si se va a dedicar a faltarnos al respeto mejor no vuelva por esta bitácora.

Un paseante dijo...

Jesús....

Zé Tubarâo dijo...

Pater nostrum amen Jesús... Y que alegría cuando me dijeeron vamos a la casa del señooor. Ya estan besando nuestros piees, tus umbrales Jerusaleeen... Vete a chuparla, Paseante.

Un paseante dijo...

A seguir bien, señores.

carlos baute dijo...

Artículo 7 del decálogo goliardo: Nadie mentará el nombre de Bukowski en vano.

Por otra parte, como Elena, a mí tb me tiran mucho los cuentos para niños. Aunque no consigo entenderlos todos.

edhigy dijo...

Tenía que pasar...

Túbal dijo...

Muy bien Edhigy se veia.

Pero perdon por mi ignorancia de que Miller estamos hablando:

1- Henry Valentine Miller (Nueva York, 26 de diciembre de 1891 - Los Ángeles, California, 7 de junio de 1980), novelista estadounidense. Su obra se compone de novelas semiautobiográficas, en las que el tono crudo y sensual suscitó una serie de controversias en el seno de una América puritana que Miller quiso estigmatizar denunciando la hipocresía moral de la sociedad norteamericana. Influyó notablemente en la llamada Generación Beat.

2- Frank Miller ( * 27 de enero de 1957; Olney, Maryland). Dibujante de novelas gráficas y guionista de cine estadounidense. Dibujante de Spiderman y creador de Daredevil.

3- Arthur Miller (Nueva York, 1915 - Roxbury, Connecticut, 2005) Dramaturgo estadounidense. Autor de obras emblemáticas como La muerte de un viajante y Las brujas de Salem, y ganador en dos ocasiones del premio Pulitzer.

4- Este es el Miller que para mí tiene más nivel. Miller Coors la mayor compañía cervezera de los Estados unidos de América.

Lobo de Bar dijo...

De Henry, pero te dejas a Reggie Miller, que era un killer.