miércoles, 14 de diciembre de 2011

¿Por qué nos gustan tanto las camareras?

El otro día, el ilustre blogger Raúl nos recomendó escuchar la siguiente canción:



Y ésta, además de satisfacer el gusto goliardesco (y resultar extrañamente cercana a algunos) nos hizo rememorar la infinidad de camareras que han pasado por nuestras vidas y nos llevó a preguntarnos ¿por qué nos gustan tanto las camareras? El Dr. Strangelove cree tener algunas respuestas.

Dr. Strangelove: El primer y más obvio motivo para que nos gusten es que las camareras actúan como reclamo de los establecimientos donde trabajan y entre los criterios por los que las eligen la belleza suele tener un papel fundamental. Es decir: las camareras suelen estar buenas.

Además, trabajan en un lugar que los goliardos aman, los bares, y suelen estar oscuros y ellos suelen estar ebrios, todo lo cual invita al enamoramiento, al menos al enamoramiento goliardesco.

Por otra parte, al suministrar alcohol, las camareras ejercen una función básica en la vida de todo goliardo y se asemejan en cierta forma a las enfermeras curando o, al menos, cuidando de sus almas, y esto resulta bastante morboso.

Para finalizar, señalaré que las camareras están a la vista de todos, en no pocas ocasiones son la chica más bella del bar o incluso la única, y su trabajo tras la barra dificulta su huída. Esto despierta dos instintos contrarios en los goliardos, por un lado, el verla asediada ante una turba de degenerados borrachos estimula su instinto protector. Por otro, saber que es deseada por muchos y que generalmente tiene un carácter esquivo y difícil por su dilatada experiencia en deshacerse de pretendientes indeseados, supone un reto harto apetecible.

8 comentarios:

oria dijo...

Es la erótica del poder. Ella tiene el poder de daros más alcohol, regalarlo y encima muchas barras están algo elevadas respecto al resto del bar.

Sincopada dijo...

A mí no me gustan mucho los camareros, tb prefiero a las camareras.

kisses....

goodbye kitty dijo...

Madre mía! Podría hacer una entrada entera comentado este tema. Pero no, a cambio te cuento una anécdota. Hace años en el bar que iba siempre hicieron una encuesta a los clientes (masculinos) para que votaran a las clientas que les gustaría que fueran camareras una noche. Sorprendentemente fui una de las dos más votadas y siento decirte que, ni de lejos, era la más guapa. Eso sí, distante y pelín estúpida, alguna condición reunía. Decliné la oferta porque yo prefería estar en el otro lado de la barra.

Por cierto, buena recomendación la de Raúl. Me ha gustado la canción.

PoeMa Bat Soilik dijo...

El enamoramiento goliardesco se pasa con un par de polvos, verdad?Porque la parte de tener una relación con una camarera supongo que no está contemplada...Creo que los Goliardos lo llevarían fatal!

P. Lavilha dijo...

Es que es eso... bebida y tetas.

Lobo de Bar dijo...

Oria, creo que estás en lo cierto, aunque son pocas las camareras que nos han negado el alcohol, prefieren eso a que les demos la chapa.

Sincopada, a mi hay camareros que me gustan, pero no en un sentido sexual. Creo que hay más camareras guapas con carácter que camareros guapos con carácter, también puede ser que no me haya fijado...

Goodbye Kitty, obviamente por algo te elegirían, no seas modesta, que la belleza no es lo más importante en un bar si es del gusto goliardesco, pero es un punto de partida a tener en cuenta.

PoeMa Bat Soilik, el enamoramiento goliardesco es frecuentemente fugaz e idealizado. En mi círculo cercano no conozco a ninguno que haya tenido una relación larga como una camarera, si alguien quiere contar su experiencia que hable ahora.

P. Lavilha, cuánta razón tienes, y algunas también tienen culo... :p

Sergio dijo...

¡Camareras forever!,
por poner otro ejemplo y también sirva de referencia añadiré que ayer noche, sin ir más lejos, salimos un grupo de amigos que bien podrían ser goliardos y nos encontramos fruto del azar dentro de un local en el que se celebraban las copas tras la cena de navidad de Air Nostrum... las azafatas y los azafatos tampoco son lo mismo, palabra.
Habría como 100 o más (seguiremos informando)

Lobo de Bar dijo...

Oh my god! Saber dónde tienen una cena de Navidad 100 azafatas (enfermeras también vale) sería información privilegiada y lo demás gilipollec**...