viernes, 19 de febrero de 2010

El llano en llamas

Profesor Marmordo: Hoy hablaremos de este magnífico libro de cuentos del tan poco prolífico como genial escritor Juan Rulfo. El mexicano nos dejó muy pocas obras, se puede decir que prácticamente sólo publicó dos en vida, la novela corta Pedro Páramo y el libro de cuentos que nos ocupa, siendo ambas unas obras maestras.

Los cuentos de El llano en llamas son independientes, pero comparten temática y ambientación convirtiéndolo en un libro bastante unitario. Transcurren en el estado mexicano de Jalisco en la primera mitad del sigo XX y, más en concreto, entre la revolución mexicana y la guerra cristera.

Se habla sobre la muerte, la vida rural, los odios y rencores del pueblo, la revolución, la búsqueda de salidas, la pobreza... y se hace con un estilo sencillo y directo, muy preciso y lírico. Se mascan las imágenes del páramo desolado, se puede sentir el viento helado y se viven las ásperas condiciones del lugar. Los cuentos están narrados en primera persona por personajes involucrados en los hechos que relatan, incluso desde distintas voces en el mismo episodio.

Un libro cortito y muy recomendable, de los pocos de cuentos a la altura de un Cortázar o un Borges (entre los de nuestro idioma), y que no desmerece a Pedro Páramo (para mí una de las mejores novelas escritas en español y una de las mejores novelas absolutas del prolífico siglo XX).

6 comentarios:

raúl dijo...

todavía no entiendo cómo pude aprobar literatura hispanoamericana (bueno, y la carrera, en general) sin llegar a leerme libros tan fundamentales como pedro páramo. deuda pendiente.

Rouse dijo...

Juan Rulfo y sus dos libros, poco pero excelente y de lectura indispensable.
Marmordo, podrías dar clases de literatura con mucha facilidad. Ahora mismo lo estás haciendo con tus goliardos.

Sr. Chinaski dijo...

Muy interesante, más libros a la lista de leer antes de palmar.

Sr. Chinaski

Lobo de Bar dijo...

A mí Marmordo siempre me ha parecido un poco pedante, pero hay que admitir que su opinión literaria es de interés y muchas veces sigo sus consejos.

Lo que no sé es cómo consigue concentrarse leyendo en el burdel ese donde vive...

Elena dijo...

yo tengo un grave problema con la concentración, pero grave...

Lobo de Bar dijo...

Ya, ya...