viernes, 12 de febrero de 2010

Teniente Corrupto

Dr. Strangelove: Hoy he visto “Teniente corrupto”, de Werner Herzog, presunto remake de la película homónima de Abel Ferrara. Comentaré las dos.

Decía “presunto remake” porque aparte del título y el retrato de la decadencia de un policía que abusa de las drogas y tiene una moral un tanto cuestionable, las dos películas tienen pocos puntos en común.

Para empezar, en vez de en Nueva York, la película de Herzog transcurre en una Nueva Orleáns devastada por el huracán Katrina. Es una película bastante marciana, que en algunos momentos llega a parecer un juego o una broma del director. Abundan los planos de iguanas, cocodrilos y otros reptiles, algunas imágenes parecen surrealistas, como rodadas a través de una pecera, un (como casi siempre sobreactuado) Nicholas Cage aparece en pantalla el 99,9% del metraje, metiéndose rallas y fumando crack (y algún porro también cae), además de haciendo chanchullos y poniendo chepa por sus dolores de espalda (que en parte motivan su descenso a los infiernos) y tirándose a una plana (en términos interpretativos) Eva Mendes. Lo más discutible de la película puede ser el final, que se resuelve de forma poco creíble en un minuto, y que quiero pensar que es una tomadura de pelo por parte del Sr. Herzog, que sortea de forma un tanto heterodoxa las más que probables exigencias de la productora haciéndolo compatible con su propio deseo de no terminar con un happy ending al uso. La película tiene su punto y creo que merece ser vista aunque sea como curiosidad.

La del injustamente denostado Ferrara es otra cosa, es una obra maestra. Aquí el corrupto es un impagable Harvey Keitel en una de las mejores interpretaciones de su vida (lo que no es poco decir). El innominado teniente se emborracha, esnifa y se pica droga delante de la pantalla, se monta tríos con prostitutas mientras gime dolorosamente su ebria decadencia, hace chanchullos y apuestas que va perdiendo sucesivamente mientras se crea un clima cada vez más opresivo y amenazador. El teniente no ha llegado a las más altas cotas de la depravación porque le duela la espalda, sino porque es un vicioso y un pecador, un pecador que en el fondo todavía busca una redención que puede llegarle al tratar de resolver el caso de una piadosa monja salvajemente violada.

La película no escatima en escenas de elevada crudeza en las que Ferrara da lo mejor de sí, pero no se queda en un retrato de los estercoleros morales de Nueva York que podía haber terminado siendo demasiado aséptico, la película va más allá, engrandeciéndose al dar un sentido mucho más profundo y universal a los acontecimientos que van marcando la caída del teniente.

Y, como muestra de la grandeza del cine un botón: la canción “Pledging my love”, una pastelada de Johnny Ace, adquiere otra dimensión en la película tras aparecer en dos escenas inolvidables. Hoy considero que es una de las mejores bandas sonoras que se pueden poner para una borrachera autodestructiva y decadente.

7 comentarios:

raúl dijo...

yo tuve los cojones de aguantar 20 minutos de nicolas cage en "el motorista fantasma" y me juré que nunca más, pero si el doctor amorextraño la recomienda, aunque sea por mera curiosidad, le echaré un ojo. la de ferrara tampoco la vista, y esa si que me la apunto claramente. tengo pendiente, ya descargada, "after", la de blanca romero. la venden como una historia de treintañeros insatisfechos que sólo buscan diversión... miedo me da!

Lobo de Bar dijo...

Gracias por tu aportación, como siempre interesante, Raúl. A mí Nicolas Caja también me empacha, pero la película me pareció curiosa. Aparte de la opinión del doctor, diré que la peli de Herzog es interesante, y que la de Ferrara es muy grande, pero que hay que tener una sensibilidad especial para apreciarla.

Me sorprende que no digas nada sobre el pastelazo de Johhny Ace.

Sr. Chinaski dijo...

Tengo pendiente la de Ferrara, cuando la vea ya comentaré mi opinión.

Sr. Chinaski

raúl dijo...

confirmado, un bien alto, casi notable, para "after", una BSO cojonuda, la fotografía es fantástica, con escenas que se quedan en la retina, unos personajes de cierta profundidad, con sus complejidades... a mi me pareció interesante, vamos, pero también me gustó transsiberian!

Lobo de Bar dijo...

Me alegro de que esté bien After, temía que acabara surcando los penosos y poco creíbles senderos en los que se sumerge buena parte del cine español cuando aborda tales temas. A ver si me la pasa el Dr. Strangelove.

Lobo de Bar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Bonjour à tous! Je ne sais pas par où commencer, mais espérons que ce sera laconjuradelosgoliardos.blogspot.ru utile pour moi.