miércoles, 19 de octubre de 2011

El Profesor Marmordo insiste

Dr. Strangelove: El enamoradizo goliardo no ha recibido respuesta a su arrojado acto de amor y se ha decidido a volver a intentarlo, está dispuesto a mandar otra epístola:

Información extraída de wikileaks:

(Con gesto contrariado, Marmordo marca un número en su teléfono, es el del Sr. Destino. Como durante toda la tarde, comunica).

Marmordo (hablando solo en una habitación casi a oscuras, iluminada por una vela, un tanto sobreactuado): Y ahora, ¿con quién puedo hablar sobre este espinoso asunto? Hace un rato probé con la Divina Providencia, pero está de vacaciones. Quizá sea mejor tratar con seres terrenales...

(Una explosión un tanto defectuosa genera una nube de humo que se va definiendo hasta convertirse en el espectro de Jesús Puente)

Jesús Puente: Hola, muchacho, veo que necesitas ayuda.

Marmordo: Sí, pero... bueno, no sé, desde que le vi haciendo como que se metía una raya en La estanquera de Vallecas, la imagen que tenía de usted se ha deteriorado... no sé si es la persona adecuada para comentar mis cuitas.

Jesús Puente: Mira, hijo, eso fue hace mucho tiempo. Has de tener en cuenta que luego trabajé muchos años en Su media naranja y en Lo que necesitas es amor, y soy todo un experto en estas cosas. He visto muchos lanzamientos a la piscina, pero el tuyo de la semana pasada (que seguí desde el más allá) me pareció muy interesante...

Marmordo: ¿Sí? Gracias, supongo, pero... no me ha respondido.

Jesús Puente (levantando ambas manos para pedir calma): Lo sé, lo sé. Pero no te precipites. Han podido suceder muchas cosas... puede que ya use esa dirección de correo, o que la mire muy de vez en cuando, o que al ver tu mail sin saber de quién era lo borrase sin leerlo...

Marmordo (apenado): ... o puede que lo leyese y que no haya querido responderme...

Jesús Puente (conciliador): Es posible, pero no lo creo, no veo a una chica que tiene una sonrisa tan dulce sin responder a un correo así, aunque fuera para declinar tu invitación.

Marmordo: Y, entonces, ¿qué hago?

Jesús Puente: Pues yo contrataría a un detective profesional para averiguar su teléfono o, mejor aún, la llevaría a algún programa de la tele, uno del estilo de esos que presentaba yo...

Marmordo: Mmm, creo que esas son medidas muy extremas señor Puente, que apenas la conozco, ¿no habrá vuelvo a consumir usted sustancias ilegales?

Jesús Puente: No, ¡por favor! Simplemente te comentaba lo que yo haría. Si quieres probar alguna otra estrategia cutre como mandarle otro correo que puede que no vea, adelante...

Marmordo: Bueno... mandarle otro correo sin saber si le va a llegar tiene cierto encanto, es como si tirase al mar un mensaje en una botella...

Jesús Puente: ¡Venga ya! y luego soy yo el exagerado...”


4 comentarios:

Sincopada dijo...

Uhmmmmm, interesante caso....¿un poco siesa la zagala, no?. Yo volvería al ataque con la artillería pesada, usease: si el humor no le gusta...¿qué tal con algo de "eso profundo y plasta" que les gusta a muchas?.
Ya sabes, tirando del rollo del tipo sensible encerrado en un cuerpo de machomen y esas cosas....es una idea, nomás.

Kisses!!! y suerte again!!!

Sergio dijo...

No sé si para WikiLeaks trabaja la espía que me amó, pero dudaría de la fiabilidad de un espectro de Jesús Puente. Sin duda esta manipulado ¿acaso Marmordo vio algún rastro de una lata de atún?... No es de fiar, salvo que de verdad fuera colocado.

raúl dijo...

buenobuenobueno (léase con el tono de jesús puente, que en paz descanse el hombre, por cierto, y frotándose las manos, al estilo "su media naranja"), yo hablaría con esperanza, su teléfono es lo último que se pierde!!

Lobo de Bar dijo...

Si con esto no entra al trapo olvídate de ella, Marmordo.