miércoles, 5 de octubre de 2011

El Profesor Marmordo intenta escribir una carta de amor

Dr. Strangelove: El siempre atribulado Profesor Marmordo me cuenta un caso que le atormenta. Al parecer, hay una chica que le gusta (toda una novedad) pero la ve muy de vez en cuando y nunca le ha expuesto sus sentimientos porque la conoce como amiga de una mujer a la que amó y le da corte decirle nada. Recientemente ha encontrado su dirección de correo y me pregunta si sería conveniente que la escriba.

Le digo que por supuesto, que sus escritos son una de sus mejores bazas. Conocemos su afán por montarse películas y su timidez, ligar cuerpo a cuerpo no es lo suyo. Quizá con una carta de amor al viejo estilo consiga algo. Me manda la siguiente:

“Hola!

Soy el Profesor Marmordo, amigo de Lobo de Bar y de los chicos de Tucson.

Supongo que te extrañará que te escriba, lógico... Me explico: el otro día mirando unos correos antiguos encontré por casualidad tu dirección. Cuando te vi en La caja tonta me arrepentí de no haberte invitado a tomar un café un día, porque siempre me has despertado curiosidad y tenía ganas de conocerte, pero las pocas veces que te veo se me hace un poco raro y al final no me atrevo a decirte nada... bueno, el caso es que al encontrar tu dirección me dije que tenía otra oportunidad de decírtelo..

Así que este embarullado mail es para eso, para preguntarte si te apetece quedar un día a tomar algo...”

No me convence en absoluto. El bueno del profesor intenta hacerse el tipo torpe y entrañable que tanto hemos visto en las películas románticas americanas. Ya se habló en una ocasión de aquello. No es realista.

El Profesor Marmordo intenta rehacerse con un escrito más escueto y menos confuso:

“Hola!

Soy el Profesor Marmordo, amigo de Lobo de Bar y de los chicos de Tucson. Supongo que te extrañará que te escriba... El otro día, mirando unos correos antiguos, encontré por casualidad tu dirección, y he pensado que podría invitarte a tomar un café o una cerveza. ¿Te parece buena idea o crees que estoy pirado?”


Ahora busca claramente mostrarse como un tipo duro y moderadamente enigmático, sin éxito. No es lo suyo. Le recomiendo que use su imaginación y que prepare otra carta...


4 comentarios:

Sergio dijo...

El Profesor Marmordo tiene que echarle bemoles y a la piscina, con carta manuscrita e infalsificable, y que salga el sol por Antequera.
Con esa cancioncilla se va casi a cualquier sitio.

raúl dijo...

lo de "me has despertado curiosidad" suena un poco raro, en mi humilde opinión atribulada, quizás algo más desenfadado: "me sorprendí el otro día acordándome de ti/ no voy a dejar la ocasión de preguntártelo/ ¿sería una locura quedar para vernos?" o algo por el estilo. a por ella profesor!

Lobo de Bar dijo...

Ya no sé que hacer con este chico, le iba mejor cuando vivía en el burdel y no se enamoraba en las piscinas y en cualquier lugar...

Desde luego, creo que a Raúl se le da mejor el tema que a Marmordo, me gusta eso de "¿sería una locura quedar para vernos?".

Sincopada dijo...

uhmmmmm, bueno, puedo opinar como mujer, si queréis, pero claro, estoy un poquito chiflada también....en todo caso, a mí me haría más efecto un mail de índole pelín divertido y surrealista y también (pq no) pervertido. Pero claro, no soy muy representativa del género.

Kisses!!