martes, 11 de octubre de 2011

Vuelva usted si quiere, pero le volveremos a joder

13:06 en la DGT de Zaragoza.

Segurata infame con cara de torcuato: Lo siento, está cerrado.

Lobo de Bar: Mmm, pero si su horario es hasta las 14 horas.

Segurata infame: En Fiestas del Pilar salimos a la una.

Lobo de Bar: En internet pone que el horario reducido es únicamente el día 13, hoy es 11.

Segurata infame: Eso es lo que pasa, que la gente no hace las cosas por internet.

Lobo de Bar: Encima no me toque los cojones, que por internet no se puede hacer, que lo he mirado.

Segurata infame: Venga otro día.

Lobo de Bar: Pues resulta que con su amplio horario de atención al cliente (de 9 a 14 horas) no puedo porque entro a trabajar antes de que abran y salgo después, además de volver por la tarde, así que me he venido hoy, en mi día libre, porque ¿sabe?, hacer trámites administrativos que se deberían poder hacer por internet es el plan que más me apetecía.

Segurata infame: ¿Y no puede mandar a alguien en su nombre?

Lobo de Bar: No, soy huérfano, viudo y no tengo amigos, y ya que he venido hasta casa de Cristo en mi día libre para hacer un puto trámite de mierda que no debería durar más de lo que llevo discutiendo con usted, me gustaría irme con el asunto solucionado.

Segurata infame: No va a poder ser, sólo queda una persona y está cerrando, si hubiera llegado 10 minutos antes, ha tenido toda la mañana...

Lobo de Bar: Claro, tiene toda la razón, no debería haberme fiado de que cumplieran sus durísimos horarios, pero es que mire, estaba muy ocupado follándome a su hermana la bizca, y, aún así, hubiera llegado bastante antes si el servicio público de bicis funcionase apropiadamente y hubiese habido alguna disponible en un kilómetro a la redonda de mi casa.

Segurata infame: Mire, déjeme en paz, no es culpa mía.

Lobo de Bar: Ya sé que no es culpa suya, es culpa mía por venir en mi día de fiesta dentro del horario que se supone deben cumplir.

El indómito goliardo intenta agredir al segurata, pero éste está refugiado tras una verja metálica y no le puede alcanzar. Huye como una rata al interior del edificio, Lobo de Bar menta a su familia y cosas mucho peores que no me atrevo a reproducir.


PD: Un abrazo a los funcionarios que sí trabajan y no se merecen el tópico.

4 comentarios:

raúl dijo...

si supieras las peleas que tengo con algunas compañeras de trabajo que le niegan una puñetera fotocopia de DNI, o del papel que sea preciso, a los alumnos y les obligan a volver otro día!! "no, nosotros no podemos hacer fotocopias aquí", con todo su coño, con la máquina a un metro y medio del lugar de atención. son las mismas que luego se traen los encargos de sus hijos al trabajo y se fotocopian tacos y tacos de libros, o lo que sea. se me abren las carnes, te lo juro.

Lobo de Bar dijo...

Qué encanto de compañeras... Cuando vencen los cojonazos sobre el sentido común mal andamos, y pasa en todos los curros.

Sergio dijo...

Si es que cuando te encuentras un tipo/a que no tiene ni dos y además se jacta de ser un superprofesional, es para darle dónde el sol no se pone o hacerle una lobotomía de urgencia.
¡Qué país de lumbreras!

(el vídeo es cojonudo)

oria dijo...

Por gente así soy muy anti administración. Siempre llego super educada y acabo siendo sarcástica dejando sin palabras a los inútiles de turno.