viernes, 8 de mayo de 2009

Inauguramos la sección fílmica

Nos escribe mi buen amigo el Dr. Strangelove, crítico de cine, patafísico nuclear y experto en sexo tántrico. Este singular personaje, goliardo como nosotros, colaborará con el blog de aquí en adelante tratando los temas más variopintos, si bien, sus opiniones son más interesantes cuando se ciñe a sus especialidades y no comienza a divagar sobre otros asuntos (algo que hace con frecuencia). Transcribo su carta:

Querido Sr. Lobo de Bar:

Escribo esta misiva para comentarte tres asuntos que supongo te interesarán:

1. He puesto un 10 a una película en filmaffinity, es la primera vez que lo hago en el último año. La afortunada ha sido "Divorcio a la italiana", de Pietro Germi. Se trata de una comedia de humor negrísimo e inteligente con un guión perfecto (por el que recibió un oscar, aunque esto no signifique mucho). Trata sobre un noble siciliano, Mastroianni (genial como siempre), que está enamorado de su sobrina y, ante la imposibilidad de divorciarse de su mujer, busca el método de acabar con ella de forma que el entramado jurídico italiano sea lo más benévolo posible cuando le condenen. La calificación lo dice todo, te la recomiendo sin dudarlo.

2. Prácticamente finalizado el ciclo sobre Ettore Scola no puedo más que admitir que me ha sorprendido de forma positiva. Aunque este director tiene cierto nombre, después de ver unas cuantas películas considero que está mucho más cerca de los más grandes del cine italiano de lo generalmente aceptado. Un cine tan honesto, tan valiente, tan profundo en el tratamiento de situaciones y personajes e incluso a veces tan experimental como en "El baile" (película sin diálogos), "La noche de Varennes" (que junta en un viaje imposible a Restif de la Bretonne con Casanova y Thomas Paine) o "La cena" (que transcurre en un solo escenario, un restaurante), merece más atención de la que se le presta. Me agradaron especialmente "Macarrones", sobre la amistad (con Jack Lemon y Mastroianni) y "Nos habíamos amado tanto", que trata de un cuadrángulo amoroso en el contexto de las desilusiones que siguieron a la esperanza tras la Segunda Guerra Mundial en Italia. También cabe destacar, aparte de las mencionadas, "Una jornada particular" (sobre una relación imposible que puede que no te sea tan ajena) y "Competencia desleal" (una inteligente vuelta de tuerca al manido tema de los judíos en el entorno de la SGM).

3. Por último y por no extenderme más, sabiendo que me lo agradecerás eternamente, te anunciaré que te he dejado en la nevera un magnífico preparado de 400 gramos de fresas de Lepe y 8 naranjas de zumo, con algo de azúcar. Ahora que se aproxima el fin de semana te será de ayuda saber que cuando te levantes de resaca tendrás una buena dosis de vitaminas a mano.

Atentamente,
Dr. Strangelove

Muchas gracias doctor

3 comentarios:

Rouse dijo...

mmm... Me quedo con las fresas y el jugo de naranjas, con la resaca no.
Scola es un cineasta serio pero prefiero a Fellini entre los directores italianos. Divorcio a la italiana no la vi, pero no sé por qué me parece una película con un contexto que ya no existe. Y yo no sé si como decía Bretón lo más maravilloso de lo maravilloso es que no existe. Todo es real. Pero si tendría que recomendarles una joyita fílmica es la película Valeria y la semana de las maravillas de Jaromil Jires. Se puede bajar de Internet.

Lobo de bar dijo...

Yo también prefiero a Fellini, uno de mis directores favoritos, e incluso a De Sica, Visconti y Rossellini, pero pienso que Scola está a la altura de, por ejemplo, Bertolucci, que es mucho más conocido.

Efectivamente, "Divorcio a la italiana" critica un problema que ya no existe, pero muestra algunas actitudes que todavía están muy presentes hoy en día.

A ver si encuentro la película que me recomiendas, gracias.

Jorgemarmor dijo...

Bueno, para variar tu correspondencia me ilustra la gran cantidad de cine que me queda por ver. Tendré que añadir a Scola a mi larga, larga, larga lista de cine pendiente. Algún día me pondré al idem.

Coco Semicinéfilo