miércoles, 27 de mayo de 2009

Miércoles de cenizas

Lobo de bar: Ayer no seguí la opinión mayoritaria de la encuesta, que me recomendaba seguir con la farsa habitual en la cena de trabajo, sino que me incliné (o quizá el destino lo hizo por mí), por la tercera opción, la de ser yo mismo a partir de cuando se fuera la jefa. Tras una cena bastante moderada tomé la copa de después con los escasos crápulas que hay en el departamento, luego vino la siguiente, y la de después de la siguiente, y la cosa se complicó porque la Z, que estaba vacía al principio, se fue llenando al mismo tiempo que el alcohol comenzaba a causar estragos... Total, que la noche del martes acabó a las 5 de la mañana, y eso gracias a que fui capaz de tener un pensamiento lúcido, de no ser así, puede que todavía siguiese de jarana. Dos horitas de sueño, y a currar... De nuevo he tenido un día magnífico en el trabajo, y eso que cierta persona lo ha conseguido hacer especial...

Hablo de cenizas por mi estado físico y espiritual de hoy, pero también porque voy a soltar al Profesor Marmordo para que nos hable de "La carretera", de Cormac McCarthy.

Lobo de bar: No creí que fueras capaz de leer un libro tan reciente, tú, acostumbrado a leer joyas del pleistoceno...

Profesor Marmordo: Cuando merecen la pena lo soy.

Ldb: Pues venga, cuéntanos.

PM: Primero quiero agradecer al Señor Blanco que me dejase el libro: gracias Señor Blanco. En "La carretera", se nos presenta a un padre y a su hijo haciendo frente a un entorno postapocalíptico. No sabemos sus nombres y tampoco se nos revela dónde transcurre la historia ni qué catástrofe condujo a ese mundo frío y húmedo, quemado y cubierto de cenizas. Lo que importa es la relación entre los protagonistas, su atroz supervivencia, su caminar por la simbólica carretera hacia un destino en el que no hay esperanza. Todo es yermo y hostil en un mundo donde se lucha por una vida que parece carecer completamente de sentido (aún más). El estilo empleado, duro, directo, seco, parece el más apropiado para la novela. Gracias al mismo, y a nada que uno se deje arrastrar por tan desolada y metafórica historia, se lee en pocas tacadas. Muy recomendable, sobre todo si no nos quedamos en la superficie para preguntarnos qué nos quiere contar realmente McCarthy, creo que hay muchas respuestas para esta pregunta.

Ldb: Gracias profesor.

PM: Un placer.

Ldb: Bien, lo dejamos por hoy, me voy a cenar con mis abuelos para lavar mi imagen del sábado y para evitar la tentación de ver la final con ciertos amigos con quienes el riesgo de reenganche es terriblemente elevado.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Por qué tienes esa mala consideración de nosotros??

El reenganche es una filosofía de vida. Por cierto, en otro post olvidé comentar los beneficios de la dieta recomendada por los médicos brasileños, muy por encima de la de los rumanos...

Me voy al parque a pasear mi cuerpo serrano y a agonizar al sol en vez de en sofa...

Por cierto de este libro no pase del tercer capitulo. Quizá no lo pillé en buen momento.

Tubarao

Anónimo dijo...

Estaba completamente convencido que ese libro y tu estabais hechos el uno para el otro.

Tengo otro qe me gustaria que leyeras,es una historia èpica,se llama:"TEO SE VA AL SONAR"

Un abrazo

MR WHITE

Lobo de bar dijo...

Tubarao, Marmordo me dice que en "La carretera" los tres primeros "capítulos" ocupan 2 páginas, no le diste muchas oportunidades por lo que veo... (aunque tb dice que si no te gustó el principio luego no cambia mucho).

Bienvenido Mr. White, ya era horica de que te manifestases... Me acuerdo de que me recomendaste el de Teo en un momento en el que sabía que se me iba a olvidar... Ahora me acordaré de verdad.

Anónimo dijo...

Lobo:
siepre que pronuncies mi nombre,me manifestare,rollico "candyman",pelicula de serie B delos 80 heredera del mas fiel estilo Ed Woods.

(esta no te la recomiendo..)

Mr White

Lobo de bar dijo...

¿Hay que hacer alguna parafernalia específica para la invocación (pronunciarlo tres veces, hacer el pino, beber sangre de vestal...) o basta con escribir tu nombre?

Anónimo dijo...

Tranquilo con pronunciar mi nombre basta,bueno si quieres beber sangre de vestal basta con que te amorres a cualquier grifo sansueñero..

seguro que no seria la primera vez..

MR WHITE

Lobo de bar dijo...

Ya veremos cómo lo hago, ya conoces mi gusto por la parafernalia...

Por cierto, cuando hable de "el bar" no te manifestaste, era una buena ocasión.

Por cierto bis, la foto de cierto seguidor es terrible, no sé de dónde cojones la habrá sacado, creo que me jode toda la página, juas juas