miércoles, 13 de mayo de 2009

Looking for Witiza


El otro día por Madrit, después de tomarme una guinness y de mucho reflexionar, decidí ir al Retiro en busca de mi buen amigo Witiza. Sólo a él acudo a por consejo cuando vivo los momentos más difíciles de mi existencia.

Lamentablemente, entre las numerosas esculturas que representan de forma anacrónica y un tanto hortera a los próceres de los más diversos reinos del territorio hispano no encontré al eximio visigodo.

Sin embargo, mi visita no fue en vano. Yendo un poco más lejos, encontré a otro ilustre consejero, quizá el mejor, aunque también el más peligroso.

De lo que hablé con él y del precio que puso a sus recomendaciones no puedo desvelar nada. Quizá con el tiempo mis actos y sus consecuencias se conviertan en indicios de nuestra trascendente conversación.

3 comentarios:

Jorgemarmor dijo...

Solo quiero remarcar que de peligroso nada, un tío muy majete es él. Además tiene un buen concepto de los números y siempre se encuentra a seiscientos sesenta y seis metros sobre el nivel del mar, y de ahí no se mueve.

Coco Sectario

Anónimo dijo...

Según nuestro querido diccionario de la RAE, hortera se escribe con h. Es simplemente para que rectifiques Lobo de bar, se que no la tomarás conmigo. Mi misión como gurú de la magia negra y el vudú es abrir los ojos a quien por ciertos motivos no puede ver en ese momento.

Tubarao

Lobo de bar dijo...

Grabísimo herror. No sé porqué hesa palavra siempre se me a hatragantado.

Pero vasta de hescusas, hadmito la cagada con umildad y la corrijo.